Comparte en tus redes
Tu nombre escrito sobre mármol
es el sello del olvido:
tres palabras que no evocan los matices
de tu furia o tus ternuras
Debajo, dos cifras cuentan apenas
el breve parpadeo de tu destino

La silueta de una rama balancea su sombra
sobre la caligrafía inclinada, elegante,
de una mano que jamás te acarició

Alguien ha tallado un dibujo de cielos
que acaso habrías reprochado

Es todo lo que va quedando de tu paso:
una gramática lejana, quizá inútil,
que leo al pasar sin sentir nada
mientras otra tarde gira
sobre un montón de huesos
que alguien extrañará cada vez menos

Fabio Ibarra Valdivia: poeta caleño, apasionado de la literatura y el cine; explorador de nuevas y viejas músicas