Comparte en tus redes

Por la arquitecta italiana Olimpia Niglio*. En 1825 en Londres, Josiah Conder publicó el volumen El viajero moderno, una descripción popular, geográfica, histórica y topográfica de los distintos países del mundoColombia. El trabajo era parte de una colección editorial que Conder había dedicado a algunos países del mundo; entre ellos Colombia, incluidos, en ese momento, también los países vecinos actuales, Venezuela y Panamá. Obviamente, todo esto estaba relacionado con la situación geopolítica de la época que se refería a lo establecido por el Congreso de Cúcuta de 1821 en el que se promulgó una Constitución cuyo objetivo principal había sido crear la República de Colombia. que incluía los territorios actuales de Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá.

Ambalema, mapa turístico del centro histórico a lo largo del río Magdalena

En el volumen reservado para Colombia, un capítulo se dedicó por completo al viaje emprendido por la ciudad de Cartagena de Indias a lo largo del río Magdalena para luego llegar a la ciudad de Bogotá ubicada en la meseta de la Cordillera Oriental a más de 2600 metros sobre el nivel del mar. En realidad, todos los barcos procedentes del oeste y, por lo tanto, del continente europeo llegaron al puerto de Sabanilla (actual Puerto Colombia en el norte del país). Aquí los marineros volvieron a embarcarse en pequeñas embarcaciones que cruzaban el río Magdalena para desembarcar en puertos internos y desde las cuales, a través de pistas de mulas, llegaban a los principales centros urbanos, muchos de los cuales se fundaron en las alturas de las tres cordilleras. La importancia de este río desde la antigüedad fue evidenciada por la rica presencia, que aún persiste, de los asentamientos de vivienda y producción.

En el departamento de Tolima, a orillas del río Magdalena, hay importantes centros coloniales como Honda, Mariquita y Ambalema. Honda se menciona a menudo en las crónicas históricas porque aquí los barcos cuyos pasajeros tuvieron que continuar el viaje para llegar a Bogotá aterrizaron aquí. Una vez que llegó al puerto de Honda, el viaje continuó a lomos de mulas, subiendo por senderos muy empinados de la Cordillera Oriental de los Andes, llegando, sin algunos problemas y dificultades, a Bogotá.

Ambalema. Río Magdalena (Olimpia Niglio, 2014).

En el norte del departamento de Tolima, cerca del puerto de Honda, el 15 de agosto de 1627, el Dr. Lesmes de Espinoza Saravia fundó la ciudad de Ambalema de Tomás Bocanegra . Esta ciudad siempre ha gozado de una posición geográfica extraordinaria: se encuentra a lo largo de las orillas del río Magdalena, donde el territorio altamente plano está protegido por la cordillera de los Andes y el clima, aunque fuertemente húmedo, siempre ha favorecido el desarrollo de muchos productos agrícolas, en particular arroz, algodón. y tabaco.

Gaspard Théodore Mollien , erudito francés, que hizo un viaje a Colombia en 1823, en su libro Viaje a la República de Colombia realizado en 1823 por el Sr. Mollien (trabajo traducido por el Prof. Gaetano Barbieri y publicado en Nápoles en 1831) realzó la belleza natural de Ambalema y su patrimonio histórico-arquitectónico, como la antigua iglesia de Santa Lucía construida a mediados del siglo XVIII, la gran casa colonial llamada “Casa Inglesa” para la gestión de las actividades de producción, el primer Banco del Comercio del país que se ocupó de la comercialización del tabaco y su exportación y, sobre todo, de la “Casa de la Moneda”, que fue la primera en acuñar dinero en Colombia.

Las casas que se pueden ver hoy son el resultado de la reconstrucción después del incendio de 1825. La característica principal de estos edificios es la estructura de “bahareque”, es decir, la estructura en el forex y la tierra, con un techo de tejas. La tipología típica incluía una casa con un patio interno central y la fachada que daba a la carretera principal caracterizada por una galería que no solo era necesaria para protegerse del sol sino que también constituía una extensión de la casa hacia el exterior. Bajo este mismo espacio, las hojas de tabaco se secaron. Este tipo de vivienda sigue siendo típica de todos los Ambalema, con la excepción de las casas más recientes, fuera del centro histórico.

2. Casas tradicionales en el centro histórico (Olimpia Niglio, 2014). 3.Ambalema, área afectada por el proyecto de cementación. La Fundación Amigos de Ambalema Viva está trabajando para salvaguardar este paraíso. (foto de Oscar Mauricio Reyes, mayo de 2020)

A principios del siglo XX y precisamente en 1919, comenzaron los trabajos de construcción en la línea ferroviaria entre Ambalema e Ibagué, la capital del Tolima. Esta fue la ocasión durante la cual se construyó la estación de ferrocarril de Ambalema (1921) que entre 2009 y 2016 fue objeto de importantes estudios en el campo de las actividades de investigación coordinadas por la Universidad de Ibagué y seguidas por la Fundación Amigos de Ambalema Viva. Este trabajo permitió restaurar la antigua estación y asignarla a la Casa de la Cultura.

Ambalema, antigua estación de tren

Pero Ambalema, así como muchas áreas del Departamento del Tolima, ha sido un territorio muy importante desde la antigüedad para ser un área humedal. Estas son áreas pantanosas que regulan los sistemas hidrográficos y, gracias a su comunidad biótica, atraen una gran cantidad de aves y proporcionan hábitats para especies como mamíferos, reptiles, anfibios, peces e invertebrados, sin olvidar que hay otros aspectos que tienen una enorme importancia. para las sociedades: tanto desde el punto de vista económico y cultural, como desde el punto de vista científico y recreativo. 

Estos territorios proporcionan a las aves locales entornos en los que vivir y reproducirse, y las aves migratorias descansan en lugares donde pueden reponer fuerzas gracias a la riqueza biótica del humedal que les ofrece abundantes recursos alimenticios. Estos humedales también tienen otras funciones que no son evidentes: control de inundaciones, recarga y descarga del acuífero, control de la erosión, retención de sedimentos, retención de nutrientes, estabilización del microclima y algunas cada vez más importantes en la sociedad urbanizada, como sitio de recreación y turismo e investigación científica. También albergan una flora especializada que sirve como alimento y soporte para las aves. Este es el caso de las cañas, algas, bocadillos, lechuga de agua, así como el fitoplancton y el zooplancton, fundamentales para la vida del pantano. y algunos cada vez más importantes en la sociedad urbanizada, como la recreación y el turismo y el sitio de investigación científica. También albergan una flora especializada que sirve como alimento y soporte para las aves. Este es el caso de las cañas, algas, bocadillos, lechuga de agua, así como el fitoplancton y el zooplancton, fundamentales para la vida del pantano. y algunos cada vez más importantes en la sociedad urbanizada, como la recreación y el turismo y el sitio de investigación científica. También albergan una flora especializada que sirve como alimento y soporte para las aves. Este es el caso de las cañas, algas, bocadillos, lechuga de agua, así como el fitoplancton y el zooplancton, fundamentales para la vida del pantano.

Aunque el centro histórico de Ambalema fue declarado “Monumento Nacional” el 5 de marzo de 1980 y, en consecuencia, todas las intervenciones de mantenimiento y restauración que afectan a esta área están comprendidas en la regulación No. 264 de 1963, así como en la ley nacional No. 397 de 1997, en los últimos años, este patrimonio extraordinario ha sido ofendido y desfigurado.

Hoy más que nunca está en gran peligro debido al “egoísmo material” del hombre que está interesado en extraer recursos importantes para la vida de este paisaje extraordinario cada vez más atacado por la negligencia, el desinterés y los negocios corruptos de las administraciones gubernamentales locales y que operan solo sobre la base de ganancias destinadas a unos pocos. Por último, pero no menos importante, un terrible proyecto de cementación del largo río en el centro de Ambalema, aprobado por las administraciones locales, con el fin de erradicar una inmensa cantidad de árboles para construir un embarcadero para los barcos fluviales.

Este territorio tan rico en historia y recursos naturales merece ser incluido en un proyecto más amplio para mejorar el Paisaje Cultural con una participación más cuidadosa del Ministerio de Cultura y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para activar proyectos de reforestación, para incentivos para la agricultura, la mejora de los humedales con sus respectivas flora y fauna, así como programas de educación escolar e incentivos culturales con el apoyo de las principales academias universitarias del Tolima.

Un volumen reciente publicado por la Universidad del Tolima editado por César Valendia, “Hábitat, paisaje y territorio de Tolima”  nos ha permitido desarrollar algunas observaciones y proyectos que esperamos se activen pronto con el apoyo de la Fundación Amigos de Ambalema Viva para devolver a este rincón del paraíso su correcta dimensión natural y dignidad humana.

  1. Foto de portada. El río Magdalena visto desde Ambalema (Adam Rainoff, 2019).

Artículo publicado en Frontiere Rivista Di Geocultura de Olimpia Niglio Arquitecta por la Universidad de Napoli “Federico II”, doctora en historia de la arquitectura y profesora en la Hokkaido University, Japón. Es miembro de ICOMOS-UNESCO para el patrimonio mundial. Traducción Gloria Aponte